Aplica la metodología DISC para mejorar tu autoconocimiento

No siempre es fácil pensar sobre uno mismo, pero qué duda cabe que el Autoconocimiento es el punto de partida en cualquier proceso de búsqueda de empleo.

Hemos escuchado en incansables ocasiones eso de:

Hay que saber venderse en un proceso de selección, diferenciarse de los demás”,

También sabemos que hay que conocer lo que vendemos, en nuestro caso, conocernos a nosotros mismos (qué sé hacer, cómo lo hago, cuáles son mis puntos fuertes,…). Los reclutadores pueden ver en un 10% de los candidatos de una oferta que son los escogidos para el puesto sin lugar a dudas,  en un 20% que claramente no lo son, pero entonces… ¿Qué ocurre con el 70% restante?….pues se declinarán por el candidato que mejor haya planteado su discurso, el que mejor se haya vendido y, por tanto, mejor se conozca.

Es en este aspecto donde queremos mostrarte una herramienta que te permite comprender tu tipo de comportamiento en diferentes situaciones laborales utilizando cuatro dimensiones. Se trata de la metodología DISC (Decisión, Influencia, Serenidad y Cumplimiento)

¿Qué es la metodología DISC?

Se trata de una herramienta creada por William Marston, donde las personas completan una serie de preguntas con el objetivo de conocer detalles acerca de su comportamiento y personalidad y facilitar así su adaptación a diferentes entornos laborales.

¿Cuáles son las cuatro dimensiones que mide esta herramienta?

  • DECISIÓN: Son personas enérgicas y decididas, capaces de aceptar retos y tomar decisiones rápidas. Este tipo de personas están orientadas a los resultados y se preocupan más por el “qué” que por el “cómo”. Son personas competitivas, retadoras y no se frustran ante los problemas. Su nivel de eficiencia es alto. En contraposición tienen una mala regulación emocional, se frustran, reaccionan de forma negativa y ante situaciones de estrés pueden mostrarse agresivos, impacientes y con falta de tacto.
  • INTERACCION/INFLUENCIA: Son personas dinámicas, entusiastas, con muy buenas habilidades comunicativas y tremendamente persuasivas. Inspiran confianza a los miembros del equipo. El problema es que ese exceso de positivismo les hace perder la conexión con la realidad en ocasiones. A la hora de tomar decisiones las hacen basándose más en sus intuiciones, son personas poco reflexivas.
  • SERENIDAD: Son personas estables, con habilidad de escucha activa y saben trabajar bajo presión. Se preocupan más por el “como” se hacen las cosas que por el “por qué” se hacen. Son personas empáticas y buenos mediadores en una situación de conflicto. Ente sus posibles debilidades destacaríamos su baja asertividad, para evitar conflictos, y su ritmo lento y reflexivo puede provocar inseguridad ante situaciones de cambios rápidos, dudan y pueden pecar de inactivas.
  • CUMPLMIENTO: Se trata de personas analíticas, metódicas y observan  el menor detalle. Son perfeccionistas, precavidas y precisas. El problema es que su excesiva reflexión puede llevar a los equipos de trabajo a la inacción, son lentas en la toma de decisiones. Pueden llegar a perderse en los detalles.

Y ahora tú, ¿Ya sabes qué tipo de perfil eres?

Centrándonos en los procesos de selección, la herramienta DISC ofrece una serie de ventajas a las empresas reclutadoras. Les ayuda a conocer las reacciones de un candidato ante un determinado tipo de situaciones, y así poder descartar o elegir a la persona más idónea para el puesto con el fin de crear un mejor equipo de trabajo.

Existen un sinfín de empresas especializadas en Recursos Humanos que ponen a tu alcance, de manera on-line, demostraciones gratuitas de esta herramienta. Practícala para conocerte mejor y entender tu comportamiento frente a distintas circunstancias.