La RSC y los ODS como factor de diferenciación de las empresas

La Responsabilidad Social Corporativa, también llamada RSC es un modelo de gestión ética de las empresas y está orientada a la sostenibilidad, lo que implica un compromiso a largo plazo con el medio ambiente y la sociedad.

Además de ser un factor clave de diferenciación para las empresas del siglo XXI y una vía de mejora en el resultado continuado, también supone un aspecto crucial para el crecimiento empresarial. En este sentido, y tomando como referencia el marco de actuación de la Agenda 2030 resulta imprescindible dar un cambio de dirección al modo en que las empresas conciben la forma de hacer negocios: no sólo deben buscar la rentabilidad financiera, sino también la generación de un impacto positivo en el entorno social y medioambiental en el que operan.