Propósito de Año Nuevo: Elaborar e implantar un Plan de Igualdad

¿Sabías que todas las empresas con más de 50 personas en plantilla están obligadas a elaborar e implantar un Plan de Igualdad?

A lo largo de este año, hemos escuchado hablar más intensamente de los Planes de Igualdad en el ámbito laboral , pero, ¿sabemos qué son? En el marco de la Ley Orgánica 3/2007 del 22 de marzo para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, entendemos el Plan de Igualdad como:  

Un conjunto ordenado de medidas, adoptadas después de realizar un diagnóstico de situación, tendentes a alcanzar en la empresa la igualdad de trabajo y de oportunidades entre mujeres y hombres y a eliminar la discriminación por razón de sexo

¿Qué empresas se encuentran obligadas a realizar y disponer un Plan de Igualdad? 

Atendiendo al tamaño de la plantilla, la Ley 3/2007 de Igualdad estableció la obligatoriedad a las empresas de más de 250 empresas. 

Sin embargo,  con la entrada en vigor del Real Decreto 6/2019 de 1 de marzo se introdujo una modificación a este punto obligando a todas las empresas de más de 50 trabajadores a tener el plan de igualdad estableciendo unos períodos transitorios: 

Por tanto , únicamente queda pendiente el último tramo: Empresas de entre 50 a 100 trabajadores cuya fecha máxima de implantación será el próximo 7 de marzo de 2022. 

El Plan de Igualdad no es un fin en sí mismo, sino que se presenta como el vehículo para conseguir erradicar situaciones discriminatorias dentro de las organizaciones empresariales. Además, implica una serie de aspectos positivos para la empresa, entre los que destacan:  

  • Aumento del compromiso y motivación.
  • Captación y retención del talento.
  • Incremento de beneficios y productividad. 
  • Mejora de la reputación corporativa. 
  • Potencia un mejor ambiente laboral. 
  • Impulsa a la Responsabilidad Social. 

Para ser más conscientes de la relevancia que conlleva implantar un plan de igualdad, cabe recordar la existencia  del distintivo “Igualdad en la Empresa” (DIE) con el objetivo de estimular a las empresas a desarrollarlo. 

Se trata de una marca de excelencia que otorga el Ministerio de Igualdad a empresas y otras entidades que destaquen en el desarrollo de políticas de igualdad entre mujeres y hombres en el ámbito laboral, mediante la implantación de planes y medidas de igualdad, en áreas como el acceso al empleo y las condiciones de trabajo, incluidas las medidas de conciliación y corresponsabilidad, la política de retributiva con enfoque de género, la comunicación inclusiva, aspectos relacionados con el modelo organizativo, etc. 

Pero no todo es hacer un diagnóstico de necesidades en la empresa y redactar el plan de igualdad. Como cualquier otro plan de acción, la parte más  importante es su implantación. Es decir, poner en marcha las acciones acordadas y realizar un seguimiento de su eficacia a través de los indicadores definidos, para conseguir los cambios deseados en un período de tiempo concreto. 
Por último, el Instituto de las Mujeres ha desarrollado una Guía para la elaboración de planes de igualdad en las empresas como instrumento para la programación de actuaciones que permita abordar con garantía de éxito, el proceso de negociación, elaboración y aplicación de un plan de igualdad. Esta guía pretende ser una herramienta útil y flexible que responda a las necesidades de cada organización y esperamos que os sirva de apoyo a todas aquellas empresas que os encontréis en el último período de implantación.